Y después de un año…

Y después de un año, Javier y Lucía quisieron una sesión postboda. Era el 30 de septiembre de 2017 cuando tuvimos la suerte de ser testigos privilegiados de su gran y emotiva boda en la Casería Las Palmeras. Nervios, lágrimas de felicidad y de emoción quedaron atrás pero no olvidadas. Nos encargamos de que todo quedara bien capturado para recordar esos momentos que no necesitan mucho para ser vividos otra vez. Atrás quedó también la magnífica y calurosa tarde que pasamos en Granada, paseando, hablando de la boda y haciendo fotos. Atrás quedó el miedo a la cámara. Y aprovechamos una magnífica tarde de finales de verano para desplazarnos a uno de los espectaculares rinconcitos naturales que tenemos en Jaén, para seguir haciendo fotos y disfrutar una vez más de ese precioso vestido de Isabel Hervás, que Lucía “lucía” como ninguna. No me olvido de la simpatía y la elegancia de Javier. Ha sido un placer conocer a esta pareja. Es un gustazo trabajar con ellos, aunque lo de “trabajar” casi que se convierte en placer cuando uno hace lo que le gusta y delante tiene a una pareja como la que forma Javier y Lucía.

No me enrollo más. No me gusta soltar parrafadas para llenar texto por el SEO, como hacen muchos. Pero no puedo dar paso a las fotos sin dar las gracias a Estefanía, la guapa hermana de Lucía, que hizo de chófer, de asistente personal y de asistente de iluminación, y todo sin perder la sonrisa y la gran simpatía que tiene. Ahora sí, aquí os dejo las fotos. Suena “Love is a Gamble” de Joe Bonamassa mientras terminan de subir las fotos. Blues a tope. El amor es una apuesta.

 

Uso de cookies

Me obligan a molestarte con la obviedad de que este sitio usa cookies para tener la mejor experiencia de usuario. Si continúas navegando estás dando tu consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de mi política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies
× Whatsappéame