Sesiones de pareja, prebodas o “inspiring love”…

Todas las parejas que me han contratado o se han interesado por mi trabajo, aunque luego se decidieran por otro fotógrafo, saben mi opinión sobre las “prebodas”, sesiones de pareja o “inspiring love session” como las llaman algunos. Pero para los que pasáis por esta web por primera vez u os habéis interesado por mi trabajo y/o tenéis pensado contratarme, os voy a explicar qué es esto de la “preboda”, sesión de pareja o “inspiring love session” (cuando escribo esto último se me levanta el meñique).

¿Qué es un o una “preboda”?

Una preboda, que es como normalmente se conoce a esta sesión fotográfica, es eso, una sesión previa a la boda en la que se supone que la pareja conoce al fotógrafo que será el que haga el reportaje de su gran boda. Así mismo el fotógrafo conoce a sus clientes de ese gran día (como si no los hubiera conocido antes en la firma del contrato). Todo más o menos claro hasta aquí, ¿verdad? Pero seguro que te estás preguntando:

¿Es recomendable u obligatorio el hacer una “preboda” o “inspiring love session”?

(Disculpa, estoy todavía partiéndome el culo con lo de “inspiring love session”)  Bien, según el fotógrafo que se inventó la sesión “preboda” para sacar algo más de dinero (no hay que olvidar que esto, al fin y al cabo, es un negocio), es muy recomendable hacer la sesión preboda, porque se conoce al fotógrafo, su forma de trabajar y el día de la boda llegaréis relajados conociendo a la persona que capturará en imágenes vuestro gran día. Otros seguidores de esta corriente van más lejos y hasta la consideran obligatoria y casi imponen los lugares dónde hay que realizarla.

Mi opinión es que no es para nada necesaria y mucho menos obligatoria. El día de la boda vais a tener un millón de nervios pensando en cientos de cosas y seguramente el fotógrafo no sea una de esas. Considero que para conocer al fotógrafo, o mejor dicho la forma de trabajar del fotógrafo, está su web y está, en mi caso, la charla con la pareja cuando se deja caer por mi “oficce” (qué daño me ha hecho lo de “inspiring love session”).

Yo hablo con la pareja sobre mi forma de trabajar, mi forma de ver una boda. Les hago ver que aunque no sea el mejor fotógrafo de boda del mundo, que no lo soy, sí que me “mato” trabajando y doy el 101% para llegar a serlo. Pero también hablamos sobre nosotros, sobre nuestras vidas presentes, pasadas y futuras. En definitiva, nos conocemos. (Y la mayoría de las veces con un café o una cerveza delante)

Dicho todo esto pues te recomiendo que no la hagas si no lo crees necesario. No te dejes o no os dejéis llevar por lo que amigos, amigas o familia os cuenten. Y, por supuesto, no os dejéis llevar por las “milongas” que os quiera contar un fotógrafo de los de “es obligatorio hacer preboda”. No se conoce a una persona por una tarde de fotos.

Y si hablamos de tendencias, la que ahora hay, o al menos yo estoy notando, es que las parejas ya dejan de lado la sesión preboda, para ahorrarse algo de dinero que muchas invierten en la sesión “postboda”o “trash the dress” (aunque yo no soy de los que hacen hacen tirar el vestido a la basura). La “postboda” la considero más importante que la “preboda”, aunque por supuesto para nada obligatoria, pero ya hablaré de ello.

Pero tampoco voy a tirar tantas piedras sobre mi tejado. Creo que ya he tirado las suficientes. Así que si quieres incluir en vuestro presupuesto del reportaje de boda una sesión “preboda” (“inspiring love session” yeah!!!!), pues yo prácticamente te la voy a regalar, porque en el fondo te gusta hacerte fotos con tu pareja y a mí me gusta hacer fotos y echar una tarde de risas, de cervezas y de lo que haga falta con gente como tú.

Y para terminar este “tostonazo”, te dejo algunas fotos de “preboda”, aunque seguro que ya la estás llamando “inspiring love session”. Y si te quedas con ganas de más, puedes ver más “prebodas” si entras en la sección de Trabajos. (mira el menú de arriba)

Dejar una respuesta

Tu correo electrónico no se mostrará